Dedicado a Juan Ignacio: "Otoño en Madrid"

17 abr. 2013

José Luis Espeso (Valladolid, 13/04/2013)






Hoy presentamos en Valladolid la Asociación In Memoriam Juan Ignacio.

Como todos  sabréis Juan Ignacio fue el Secretario General del Frente de la Juventud, y fue asesinado en el  portal de su casa el 12 de diciembre de 1980.



Juan Ignacio surge como militante político en los últimos años del franquismo y principios de la transición. Periodo de grandes convulsiones y enfrentamientos callejeros entre la extrema izquierda

y jóvenes patriotas revolucionarios.



En esta época una buena parte de la juventud española opta por militar en formaciones patrióticas y anti izquierdista. En este ambiente se forja Juan Ignacio convirtiéndose muy pronto en referente político. Primero fundando y dirigiendo la sección C (servicio de orden de F/N) y posteriormente fundando el Frente de la Juventud junto a un puñado de jóvenes patriotas y revolucionarios.

Corría el año 1978, el mismo en que se proclama la vigente constitución. En ese momento, todas las llamadas Fuerzas Nacionales, se opone a esta constitución porque en ella se  sentaban las bases de la división y destrucción de España. Como así ha ocurrido; una vez más el tiempo nos da la razón.



En este escenario, con una izquierda un día sí, otro también tomando la calle. Con unas bandas terroristas de extrema izquierda matando españoles por el mero hecho de ser españoles. Con una clase política dispuesta a romper España para satisfacer las ansias independentistas de cuatro iluminados devenidos en corruptos aprovechados.



En esta situación, una idea se extiende rápidamente entre miles de jóvenes patriotas:“España está en peligro, hay que salvarla”.



Las organizaciones, de las Fuerzas Nacionales, optan por distintas estrategias. El Frente de la Juventud opta por la acción directa. Para ellos era necesaria una presencia constante en la calle, aunque eso significase enfrentamientos con la policía o con otras fuerzas políticas. Esta estrategia

conducía inevitablemente a un enfrentamiento con el Estado. El Frente había provocado al Estado, hasta el punto que un ministro de interior de la época vino a insinuar que la mayor amenaza para la “democracia española” era ETA y el Frente de la Juventud (Juan José Rosón, ministro de interior entre 1980- 1982 comento que “El Frente de la Juventud era la organización más peligrosa en el escenario político español, después de ETA)



Esta provocación fue contestada por el Estado con una brutal represión:

Delegaciones desarticuladas, sedes asaltadas por la policía, 200 militantes procesados, otros exiliados y JUAN IGNACIO asesinado.



El asesinato de Juan Ignacio no fue por casualidad. Fue escogido por joven, por idealista, por sus dotes de mando y su carisma indiscutible.



Casi treinta y cuatro años han pasado y el asesinato de Juan Ignacio sigue sin ser esclarecido. El único crimen político sin esclarecer de toda la Transición.



Treinta y cuatro años de silencio, de ocultación de la verdad; treinta y cuatro años de vergüenza para los distintos gobiernos que han ejercido el poder desde entonces.



Sé que muchos que militaron en el pasado en organizaciones de las llamadas Fuerzas Nacionales se extrañan, algunos se asustan, de que casi treinta y cuatro años después del asesinato de Juan Ignacio; exista una Asociación con su nombre y en su recuerdo.



El motivo principal de esta Asociación es romper el cerco de silencio y que de una vez haya JUSTICIA para Juan Ignacio.



Pero también por una cuestión de HONOR y FIDELIDAD.

Porque por mucho tiempo que pase, Nuestro Honor se seguirá llamando Fidelidad.
         Fidelidad al Camarada asesinado.

         Fidelidad a las Ideas que compartimos.

         Fidelidad a nosotros mismos.